Eldonya

| Un mundo diferente |
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Continúa la historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
AutorMensaje
Harfast
Silfo
avatar

Mensajes : 361
Fecha de inscripción : 13/11/2008
Edad : 25
Localización : Caminando por el sendero de la vida.

Ficha del personaje
Criatura: Silfo
Descripción física: De constitución media aunque robusto y fuerte, es alto y rubio. Los mechones de pelo caen sobre los rasgos afilados y ocultan parcialmente unos hermosos ojos azules y amables. Con alas verde-rojas tan grandes o más que él mismo.
Carácter: Como dicen sus ojos, es amable y buena persona, pero no tendrá piedad contra un enemigo. Le gustán los grupos poco nombosos, donde todos colaboran por una misma causa.

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Sáb Mar 28, 2009 11:04 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Merryweather
Jefa Humana
avatar

Mensajes : 472
Fecha de inscripción : 27/11/2008

Ficha del personaje
Criatura: Humana
Descripción física: Alta y delgada, de tez pálida y aspecto aristocrático y un tanto frágil. Tiene el pelo liso, largo y de color castaño claro. Sus ojos son marrones y grandes, y suelen traicionar sus emociones.
Carácter: Eso tendrás que averiguarlo tú (///)

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Sáb Mar 28, 2009 11:27 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harfast
Silfo
avatar

Mensajes : 361
Fecha de inscripción : 13/11/2008
Edad : 25
Localización : Caminando por el sendero de la vida.

Ficha del personaje
Criatura: Silfo
Descripción física: De constitución media aunque robusto y fuerte, es alto y rubio. Los mechones de pelo caen sobre los rasgos afilados y ocultan parcialmente unos hermosos ojos azules y amables. Con alas verde-rojas tan grandes o más que él mismo.
Carácter: Como dicen sus ojos, es amable y buena persona, pero no tendrá piedad contra un enemigo. Le gustán los grupos poco nombosos, donde todos colaboran por una misma causa.

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Sáb Mar 28, 2009 11:40 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable y se tiró de la ventana...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lynd
Vampiresa
avatar

Mensajes : 668
Fecha de inscripción : 20/10/2008
Edad : 22
Localización : Escondida... en mi propio dolor

Ficha del personaje
Criatura: Vampira
Descripción física: De piel blanca como la nieve, al igual que todos los de su especie. Con unos ojos de un hermoso color azul grisáceo. Sus cabellos rizados le caen formando ondas alrededor de los hombros. Suele llevar ropajes sueltos y negros.
Carácter: Roleamos y lo ves? ^^

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Dom Mar 29, 2009 12:37 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable y se tiró de la ventana su ropa también...



XDD, esto es buenísiiiimoooo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Merryweather
Vampiresa
avatar

Mensajes : 234
Fecha de inscripción : 14/04/2009
Localización : Por ahí

Ficha del personaje
Criatura: Vampiresa
Descripción física: Alta y esbelta, la tez pálida típica de los vampiros, de facciones amables con unos grandes ojos verde azulado que, al no ser del color de la sangre, muestran que no se alimenta de humanos, pelo largo de color marrón oscuro que le cae en ondas por la espalda.
Carácter: Averigualo tú

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Sáb Mayo 09, 2009 9:33 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable y se tiró de la ventana su ropa también pero, para su desgracia, no llegó a morir porque...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harfast
Silfo
avatar

Mensajes : 361
Fecha de inscripción : 13/11/2008
Edad : 25
Localización : Caminando por el sendero de la vida.

Ficha del personaje
Criatura: Silfo
Descripción física: De constitución media aunque robusto y fuerte, es alto y rubio. Los mechones de pelo caen sobre los rasgos afilados y ocultan parcialmente unos hermosos ojos azules y amables. Con alas verde-rojas tan grandes o más que él mismo.
Carácter: Como dicen sus ojos, es amable y buena persona, pero no tendrá piedad contra un enemigo. Le gustán los grupos poco nombosos, donde todos colaboran por una misma causa.

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Jue Mayo 14, 2009 2:16 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable y tiró de la ventana su ropa también pero, para su desgracia, no llegó a morir porque era ropa y la ropa no muere...


PD: xD si solo estaba tirando la ropa!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Merryweather
Vampiresa
avatar

Mensajes : 234
Fecha de inscripción : 14/04/2009
Localización : Por ahí

Ficha del personaje
Criatura: Vampiresa
Descripción física: Alta y esbelta, la tez pálida típica de los vampiros, de facciones amables con unos grandes ojos verde azulado que, al no ser del color de la sangre, muestran que no se alimenta de humanos, pelo largo de color marrón oscuro que le cae en ondas por la espalda.
Carácter: Averigualo tú

MensajeTema: Re: Continúa la historia   Jue Mayo 14, 2009 5:21 pm

Había una vez una vampiresa que se comía los restos humanos del cementerio de Eldonya mientras la luz escaseaba, y los cuervos negros picoteaban su pálido rostro a la luz de la luna. La vampiresa se parecía a una pequeña rata de las que habitaban en las alcantarillas de una ciudad sucia, mugrienta y destruída por los humanos que no tenian consideración por lo que una vez construyeron. Se irgió, habío oído un ruido extraño. Se acercó a unos matorrales, donde creyó ver cierto movimiento. Uno de los cuervos graznó siniestramente; mirándola con ojos rojos. De repente, vio como una sombra se acercaba mientras hacía gestos muy extraños. La vampiresa se acercó lentamente, cuando vio que era un licántropo muy peludo y extremadamente pequeño pero con muy mala leche que estaba cazando muciélagos. La vampiresa sonrió divertida y le dijo burlona mientras se arrascaba el alborotado pelo:
-¿Qué estás haciendo?
El licántropo se da la vuelta despacio y la mira con la boca abierta debido a el sueño que tenía porque la noche anterior había estado haciendo gamberradas en las casas de sus padres cuando la luna cayo. Ahora la miraba soñoliento pensando que era una locura que una vampiresa como aquella le estuviera hablando. Ella era tan poco común, tenía los ojos como pequeños cristales y sus labios eran rojos como la sangre más pura, aquella vampira era muy bella. El licántropo se fijó en un colgante que llevaba con forma de gota de sangre. Se acercó a ella y dijo:
-Eres muy rara, nadie se pasea por estos lugares. Y menos a estas horas.
La vampiresa se encogió de hombros y sonrió pícara.
- Soy diferente- contestó mientas se acercaba sutilmente al licántropo.
Éste se quedó mirándola enseñándole los pelos del sobaco. De repente otra bomba explotó a dos metros de el cangrejo que estaba en el corral con la tía de Opá que se cayó del corral por conducir borracha. Le quitaron los pelos de las orejas con unas pinzas porque no le cabian en el tetrabrick de leche que había robado en un bar que estaba a la vuelta de la esquina.
Entonces la tia Opá salió volando por la ventana y fue a caer en el vàter de la casa de la abuela la cual se pegó un susto de muerte y fue al hospital para que le inyectaran una dosis de ron.
Solo fue un sorbito, pero la abuela se emborrachó como si hubiera bebido y tuvieron que llamar a la tía Opá para que desemborrachase a la mujer con desatascador de váter, pero se pasó con la dosis y se volvió verde. Tuvo que tirar todo la ropa porque no hacia juego y se quedó pobre al comprar ropa nueva. La tía Opá se sintió culpable y tiró de la ventana su ropa también pero, para su desgracia, no llegó a morir porque era ropa y la ropa no muere porque no está viva...


PD: Si ponia: "se tiró de la ventana su ropa también " ¿que quieres que piense?Esa frase no la entiende ni su padre...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Continúa la historia   

Volver arriba Ir abajo
 
Continúa la historia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
 Temas similares
-
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF
» ¿Debo empezar ya una historia?
» Real Betis 07/08 - Cambiando la Historia
» Historia en modo Ser Leyenda del PES09

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Eldonya :: El otro mundo :: Juegolandia-
Cambiar a: